Como inversores a largo plazo, una de las cosas a las que más atención debemos poner es a la toma de decisiones. Ben Graham decía que el enemigo No. 1 del inversor inteligente es ser él mismo. ¿Qué quería decir con esto? Que, al final del día, son nuestras emociones las que nos guían en la toma de decisiones de nuestras inversiones.

Es por ellos que grandes value investors como Mohnish Pabrai, Guy Spier, Michael Mauboussin, y mucho más, recomiendan que llevemos un registro de nuestras inversiones. Entre estos registros, encontramos la Bitácora de Toma de Decisiones, el Análisis Post Mortem, el Análisis Pre Mortem y el uso de checklists.

Hoy verás qué es una Bitácora de Toma de Decisiones (decision-making journal, en inglés) y cómo hacer una.

Qué es una Bitácora de Toma de Decisiones

Cuenta Michael Mauboussin que cuando conoció por primera vez a Daniel Kahneman, una de las figuras más destacadas de la economía conductual y Premio Nobel de Economía en 2002, le preguntó:
“¿Qué es lo único que puede hacer un inversor para mejorar su rendimiento?”, a lo que Daniel le respondió:

Ve a tu farmacia local y compra un cuaderno muy barato y comienza a llevar un registro de tus decisiones. Y la idea específica es cada vez que estés tomando una decisión consecuente, algo que entra o sale de tu cartera, solo tómate un momento para pensar, escribe lo que esperas que suceda; por qué esperas que suceda, y luego realmente —y esto es opcional, pero probablemente una gran idea— es escribir cómo te sientes acerca de la situación, tanto física como emocionalmente. Solamente, ¿cómo te sientes? Me siento cansado. Me siento bien, o esta acción realmente me está agotando.” Lo que sea que reflexiones.

La clave para hacer esto es que evita algo llamado sesgo retrospectivo, que no importa lo que suceda en el mundo, tendemos a mirar hacia atrás en nuestro proceso de toma de decisiones y lo inclinamos de una manera que nos parece más favorable, ¿verdad? Así que tenemos un sesgo para explicar lo que ha sucedido.

Cuando tienes una bitácora de toma de decisiones, te da retroalimentación precisa y honesta de lo que estabas suponiendo en ese momento. Por cierto, puede haber situaciones en las que compras una acción y sube, pero sube por razones muy diferentes a las que pensabas que iban a pasar. Y tener esa retroalimentación de manera que casi te revises a ti mismo periódicamente es extremadamente valioso. Así que eso es, creo, algo que en realidad no requiere mucho tiempo, pero es una forma muy, muy importante de darte una retroalimentación esencial porque nuestras mentes no lo harán normalmente.

Entonces, podemos resumir que la bitácora de toma de decisiones nos ayuda a anotar y obtener retroalimentación de lo que hayamos pensado en su momento, en la que hemos tomado una decisión.

Con ello, podemos revisar los resultados entre lo que creemos que iba a pasar en el momento de registro y por qué suponemos que iba a suceder.

Cómo hacer una Bitácora de Toma de Decisiones

Shane Parrish, autor de Farnam Street y conocido por la comunidad value, explica cómo debes hacer tu bitácora de toma de decisiones:

Debe escribir en tu bitácora de toma de decisiones antes de hacer oficial la decisión. Escribir es el proceso en el que te das cuenta de que no sabes lo que supones que sabes. Escribir sobre tu decisión te obliga a explicar tu pensamiento. Si escribimos sobre la decisión después de haberla tomado, a menudo es demasiado tarde para hacer algo al respecto.

Anota tu decisión, duerme con ella y léela con ojos frescos por la mañana. A menudo descubrirás que lo que escribiste no tiene sentido. Detectar errores antes de tomar una decisión te ahorra tiempo y dinero.

Contenido de la Bitácora de Toma de Decisiones

Podemos tomar como referencia el contenido que usa Shane Parrish:

1. La situación o contexto
2. El enunciado del problema o marco
3. Las variables que gobiernan la situación.
4. Las complicaciones o complejidad como tú lo ves
5. Alternativas que se consideraron seriamente y por qué no se eligieron
6. Un párrafo que explica el rango de resultados.
7. Un párrafo que explica lo que esperas que suceda y el razonamiento y las probabilidades reales que asignas a cada resultado proyectado (el grado de confianza es muy importante).
8. La hora del día en que estás tomando la decisión y cómo te sientes física y mentalmente (si estás cansado, por ejemplo, anótalo).
9. El resultado
10. Fecha de revisión (debe ser 6 meses después que tomaste la decisión)
11. Qué sucedió y qué aprendí

También puedes incluir preguntas como:

  • ¿Cuál es la tesis de inversión principal?
  • ¿Cuál es el (los) resultado(s) esperado(s)?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de segundo y tercer orden?
  • ¿Cuál es el escenario pesimista y por qué está bien?
  • ¿Cuál es el upside potencial más allá de la tesis central?
  • ¿Qué emociones estoy experimentando?
  • ¿Cuál es el coste de oportunidad (al hacer esto qué no estoy haciendo)?
  • ¿Qué ventajas o ideas únicas tengo en esta situación?
  • ¿Quién es la persona ideal para tomar esta decisión?
  • ¿Cómo se ve esto en 5 semanas, 5 meses, 5 años?

Ejemplo de Bitácora de Toma de Decisiones

Este ejemplo es un caso real publicado por Shane Parrish en Farnam Street.

Ver ejemplo Bitácora de Toma de Decisiones

Descarga Plantilla Bitácora Toma de Decisiones

La siguiente plantilla la basamos en la plantilla de Shane y está lista para que la descargues y edites a tu gusto.

Descarga Bitácora de Toma de Decisiones

Conclusión

Llevar un registro de cada toma de decisión que lleves a cabo, te permite reflexionar cómo tomaste esa decisión: si lo hiciste triste, enojado, ansioso, etc. así como los puntos clave de tu decisión; y qué esperas que suceda. Y como seguro lo estás pensando, la bitácora de toma de decisiones también la puedes aplicar en prácticamente cualquier actividad de toma de decisiones de tu vida diaria.

Descarga en PDF este post