NOTA DEL EDITOR: El siguiente texto es un extracto de una carta trimestral de Invexcel Patrimonio.

* * *

Desde Invexcel creemos firmemente en la teoría de los ciclos, que entre otros consiste en el trasvase de dinero improductivo a lugares más rentables. Dicho movimiento provoca que, allá donde acude sucesivamente la inversión, disminuye con el tiempo la rentabilidad.

El sector de las mesas de oficina es un sector sano con rentabilidades de doble dígito. Los fabricantes pueden diferenciarse y ofrecer alguna ventaja por el lado del precio, el diseño o la calidad. Mientras, a los fabricantes de sillas, que sufren una alta competencia y no consiguen ser rentables, esto no les pasa desapercibido y comienzan a producir mesas. En apenas unos años, aumentan considerablemente los fabricantes de mesas, mientras que la demanda se mantiene ligeramente positiva. Este incremento de la oferta hace que para dar salida a sus mesas, los productores tengan que bajar los precios, renunciando con ello a la rentabilidad de la que gozaban. Sin embargo, el sector de las sillas se va recuperando. Algunos fabricantes han convertido sus líneas al nuevo producto. Otros, los menos eficientes o más endeudados han desaparecido, y los restantes se fusionan para sobrevivir. Pero la gente sigue demandando sillas, y ahora, con un entorno competitivo más amigable, los precios comienzan a subir y con ellos, lo hace la rentabilidad.

Este ejemplo tan simple lleva dándose indefectiblemente durante siglos. Es aplicable al sector industrial, el inmobiliario, de servicios e incluso al tecnológico. La rentabilidad atrae a la inversión, con ello aumenta la oferta, y si la demanda no le sigue, se perjudica la rentabilidad. Y es aquí donde el ser humano siempre tropieza sobre la misma piedra. No quiere perderse la
fiesta. La avaricia le hace apuntarse al carro de la rentabilidad más tarde de lo adecuado, pagando elevados precios que irreparablemente afectará sus retornos. Y el miedo le hace abandonar, normalmente, en el peor momento.

Pero esto también sucede con los activos financieros. El dinero (con matices gracias a los bancos centrales) es el que es. Cuando algo funciona, el dinero acude raudo y repetitivamente al activo de moda, encareciendo su valoración. Este movimiento puede durar mucho más de lo que una mente racional puede comprender y así hacer que lo que funciona siga y siga funcionando. Y mientras, ese dinero va abandonando otras plazas, que se van vaciando, rebajando por tanto la valoración del activo abandonado.

Y siempre, a lo largo de los siglos, llega un detonante que provoca que esa plaza llena muy por encima de su aforo se vacíe de golpe, con el problema añadido que la puerta de salida es la misma por la que la gente entró poco a poco. Empieza el pánico y la gente busca el espacio y comodidad que no encontró en este último destino. Es decir, rentabilidad.

Por lo tanto a medida que la inversión entra en los activos de moda, este va saliendo de otros que no lo están, y con ello aumenta la valoración de los primeros y cae la de los segundos. Algunos ejemplos son:

• Inversión pasiva (ETF’s) vs inversión activa: La creciente popularidad de los fondos pasivos ha retroalimentado el precio de todo lo que pesa en un índice en detrimento de todo lo que no forma parte del mismo o apenas pesa. La consecuencia ha sido que, según Bank of America, en EEUU apenas
el 11% de los gestores de fondos hayan sido capaces de batir el mercado la última década. El dinero abandona al gestor, este tiene que deshacer posiciones (cayendo el precio de lo que tiene), entra en fondos pasivos que deben invertir esta liquidez en las empresas según sus pesos en el índice, beneficiando a aquellas más relevantes. De hecho, según Morgan Stanley, tan solo un 10% de los gestores de renta variable han sido capaces de retener activos durante la última década. En contraste, en los años 90 el 60% de los gestores vieron sus activos crecer… ¿Puede esto durar eternamente? Nosotros creemos firmemente que no y que el mismo efecto se producirá a la inversa.

Miembros, inicien sesión abajo para continuar leyendo esta entrada.

Aplica por una membresía en la lista de espera

MOI Global es una comunidad de inversores inteligentes en la cual los miembros son invitados para participar en ella. MOI Global en Español es parte de los servicios que incluye la membresía de MOI Global, y su contenido vendrá incluido con la membresía de MOI Global sin un aumento en el precio.

Por ahora MOI Global está aceptando únicamente miembros hispanos, así que si estás interesado, puedes agregar tus datos y te contactaremos.