La semana pasada se publicó un nuevo memo de Howard Marks, Something of Value. En el memo, el copresidente de Oaktree Capital Management habló sobre el value investing; value vs growth; los inicios de la carrera de Marks; la evolución de la industria de la gestión de dinero; evolución del value investing, entre otras cosas. En este escrito, Marks nos lleva a estos temas gracias a que durante el último año, debido a la pandemia, ha pasado la cuarentena con su familia, así que ha tenido bastante tiempo de platicar con su hijo Andrew, quien también es un inversor profesional pero enfocado en empresas de crecimiento. Howard es muy sincero en por qué su filosofía de inversión es así; y por qué es diferente a la de su hijo, sin necesidad de querer que este último tenga los mismos puntos de vista del padre.

Voy a compartirles algunos párrafos bastante interesantes sobre el memo. Al final del post dejaré el link hacia el documento completo.

Sobre la inversión value y growth

Los dos enfoques, valor y crecimiento, han dividido el mundo de las inversiones durante los últimos cincuenta años. No solo se han convertido en escuelas de pensamiento inversor, sino también en etiquetas que se utilizan para diferenciar productos, gestores y organizaciones. Sobre la base de esta distinción, se mantiene un marcador persistente que mide el desempeño de un campamento frente al otro. Hoy en día muestra que la rentabilidad del value investing fue inferior al del growth investing durante la última década o más (y de forma masiva en 2020), lo que llevó a algunos a declarar que el value investing está permanentemente muerto, mientras que otros afirman que su gran resurgimiento está a la vuelta de la esquina. Mi creencia, especialmente después de una profunda reflexión durante el año pasado, impulsada por mis conversaciones con Andrew, es que los dos nunca deberían haber sido vistos como mutuamente excluyentes para empezar.

Sobre la innovación

En un mundo donde se hay tanta innovación a un ritmo tan rápido, esta mentalidad debe ir acompañada de una profunda curiosidad, apertura a nuevas ideas y voluntad de aprender antes de formar una opinión. La naturaleza de la innovación en general es tal que, al principio, solo unos pocos creen en algo que parece absurdo en comparación con el status quo profundamente arraigado. Cuando las innovaciones funcionan, solo más tarde lo que parecía una locura se convierte en consenso. Sin tener un conocimiento real de lo que está sucediendo y sin intentar comprender completamente el caso positivo, es imposible tener una visión suficientemente informada para justificar el desdén que muchos de nosotros mostramos frente a la innovación.

Sobre el optimismo actual en el mercado

Hay muchas similitudes entre los períodos de optimismo actuales y pasados. Existe un gran entusiasmo por invertir en acciones de alto crecimiento, lo que impulsa una apreciación rápida y continua. Existe una política monetaria muy relajada, que le da más leña al fuego en cualquier mercado alcista. Hay focos de comportamiento extremo, con múltiplos de ventas de 30-40x no infrecuentes para las empresas de software, y las OPI de alto precio se duplican en su primer día de negociación. Pero también existen diferencias reales. Rara vez hemos tenido empresas tan dominantes como las líderes tecnológicas, con las pistas de crecimiento que tienen y los márgenes de ganancias y la eficiencia del capital que disfrutan haciéndolos más dominantes cada día que pasa. Nunca habíamos visto empresas con la capacidad de escalar tan rápido y sin fricciones. Nunca hemos tenido un catalizador para la adopción de tecnología como el que tuvimos en la pandemia de coronavirus. Hemos tenido un auge de nuevas empresas públicas que llegan al mercado, tanto a través de OPI como de SPAC, revirtiendo la larga tendencia de una contracción en el número de empresas cotizadas. Nunca hemos tenido tipos de interés tan bajos como están y es probable que se mantengan bajos durante tanto tiempo como se ha telegrafiado. El Internet ha penetrado en el mundo y lo ha cambiado, y los modelos de negocio han evolucionado de una manera que hace que la situación actual sea incomparable con la Nifty Fifty o la Burbuja puntocom de finales de los 90 (por ejemplo, en 1998 había 150 millones de usuarios de Internet en todo el mundo; hoy hay más que eso solo en Indonesia).

* * *

Descarga el memo completo