En enero salió la carta anual de Laughing Water Capital, un partnership dirigido por Matt Sweeney, un viejo conocido en MOI Global. De las cartas que leo, esta es de las que más me gustan. Matt tiene una filosofía al más puro estilo de Buffett en sus tiempos de su partnership, invirtiendo en micro-small caps y siempre enfocándose en las empresas y rara vez en el mercado y la economía.

Con 5 años de vida de Laughing Water, Matt ha mantenido un track record bastante bueno, batiendo a sus índices comparables: 27.1% vs 17.5% del S&P 500 TR y 16.8% del Russell 2000 TR, respectivamente. Tan solo en 2020 tuvo una rentabilidad de 67.9% vs 18.2% del S&P 500 TR y 19.9% del Russell 2000 TR.

Voy a compartir algunos párrafos sobre la carta anual 2020 de Matt. Al final del post dejaré el link hacia la carta completa.

Sobre su criterio de inversión

A menudo compramos negocios que están lidiando con algún tipo de problema operativo, óptico o estructural que creemos que nuestros socios gestores pueden superar en un futuro no muy lejano. A medida que se supere el problema, nuestras acciones deberían beneficiarse tanto de la mejora de los fundamentales como de la mejora del sentimiento del mercado. Esta es una receta muy diferente a las estrategias de cielo azul, TAM infinito, crecimiento a cualquier precio; que han estado dominando el mercado en los últimos años, y en mi opinión es más sostenible.

Sobre tener skin in the game

Los ingredientes clave en los que confiamos son atemporales. Ser pacientes. Ser conservadores. Separar el riesgo de la incertidumbre. Comprender los incentivos. Aprovechar las deficiencias de la naturaleza humana y la estructura del mercado. Estos simples elementos no exigen un escenario favorable para asegurar el éxito a largo plazo, y no dependen de supuestos hercúleos sobre la dinámica competitiva y las tasas de crecimiento. Más bien, están vinculados al sentido común, y si puedo continuar llevando a cabo nuestro proceso, creo que estaremos complacidos con los resultados a largo plazo. Por esta razón, casi la totalidad de mi patrimonio y el de mi familia permanece invertido en nuestra estrategia.

Olvídate del mercado

La realidad es que, durante periodos de tiempo razonables, los vientos de cola, los vientos en contra o los vientos cruzados que ofrezca el mercado se reducirán a ruido. Más bien, lo que importará es si podemos o no pagar precios razonables hoy por negocios cuyo poder de ganancias será mayor en 3-5 años. En este frente, sigo tan confiado como siempre en las perspectivas de nuestra cartera.

Sobre las “peores” compañías

Hace varias décadas, las “peores” empresas eran cíclicas e intensivas en capital; y las mejores empresas se clasificaban en cuadros con etiquetas reconocibles. En el mundo de hoy, las “peores” empresas siguen siendo cíclicas e intensivas en capital; pero las mejores compañías no requieren capital adicional para proporcionar servicios que esencialmente se considerarían mágicos si alguien de hace varias décadas las viera hoy. ¿Es de extrañar que con esta “magia” que ahora forma parte de la ecuación, los diferenciales de valoración entre las mejores acciones y las peores se encuentren en niveles récord? ¿Y es de extrañar que estas empresas tengan múltiplos más altos y, por lo tanto, sesguen el múltiplo del mercado más alto que en el pasado?

* * *

Descarga la carta completa