Como inversores a largo plazo, una de las cosas a las que más atención debemos poner es a la toma de decisiones. Ben Graham decía que el enemigo No. 1 del inversor inteligente es ser él mismo. ¿Qué quería decir con esto? Que, al final del día, son nuestras emociones las que nos guían en la toma de decisiones de nuestras inversiones.

Es por ellos que grandes value investors como Mohnish Pabrai, Guy Spier, Michael Mauboussin, y mucho más, recomiendan que llevemos un registro de nuestras inversiones. Entre estos registros, encontramos la Bitácora de Toma de Decisiones, el Análisis Post Mortem, el Análisis Pre Mortem y el uso de checklists.

Voy a comenzar con el análisis post mortem, ya que es el más popular.

Qué es el Análisis Post Mortem

Cuando eres un inversor a largo plazo, siempre es bueno escribir las razones que te llevaron a invertir en cierto activo. Esto con el objetivo de poder revisar qué fue bien o qué fue mal con tu inversión; y así poder mejorar tus decisiones de inversión en el futuro.

A este análisis se le llama “Post Mortem“, y básicamente consiste en que, una vez que hayas vendido una posición, debes entender tu razonamiento detrás de esa inversión; debes diseccionar esa inversión. Para hacer el análisis, no necesariamente necesitas hacerlo cuando pierdes dinero, también puedes hacerlo cuando:

1. Hayas realizado un análisis defectuoso
2. Tomaste una posición demasiado grande
3. Caíste en la trampa de sesgos conductuales
4. O ganaste dinero con tu inversión

¿Cómo preparar tu propio análisis post mortem?

No hay un checklist ideal para ello, pero podrías agregar preguntas básicas como:
1. Si fue una inversión exitosa, ¿qué me llevó a invertir en la empresa/activo en primer lugar?
2. ¿Qué puntos clave en la tesis de inversión fueron clave para comprar?
3. ¿Qué información omití o errores descubrí en mi tesis de inversión? (esto, cuando hayas perdido dinero)
4. ¿Algo cambió repentinamente en la compañía o la industria?
5. Si algo cambió, ¿reconocí el impacto de este cambio en la industria o la empresa? ¿Cómo reaccioné a este impacto?
6. ¿Comprar la empresa fue un error en primer lugar?
7. ¿Fui capaz de comprender y evaluar adecuadamente el modelo de negocio de la empresa?
8. ¿Fui capaz de evaluar acertadamente la durabilidad del modelo de negocio?
9. ¿Fui capaz de evaluar acertadamente al management y su asignación de capital?

Y puedes agregar más preguntas que tú desees dependiendo de tu caso.

Estructura para hacer un análisis post mortem

Veamos cómo lo hace Mohnish Pabrai, tomando de ejemplo cómo es la estructura de su análisis directamente de la carta anual 2011 a sus inversores.

1. Empieza con el nombre de la empresa, ticker, fechas de compra y ventas; cantidad total invertida y ganancias (o pérdidas); y la rentabilidad.

2. En este caso, Pabrai, después de haber hecho un resumen de compra/venta y rentabilidad, explica detalles clave de su inversión en Brookfield Office Properties:

  • Breve resumen de la empresa
  • Cultura empresarial
  • Resumen del CEO y su asignación de capital
  • En qué momento empezó a interesarse en la compañía
  • Cómo invierte Brookfield

3. Y, para concluir, simplemente explica sus razones de por qué vendió su posición en Brookfield.

Aquí podrás ver el ejemplo completo de Brookfield Office Properties, así como 3 ejemplos más realizados por Mohnish.

Descarga Plantilla Análisis Post Mortem

Y, para finalizar, te comparto una plantilla del análisis post mortem para que descargues y edites a tu gusto.

Descargar plantilla análisis post mortem

Conclusión

Recuerda que en el análisis post mortem se hace después de haber vendido una posición, ya sea que hayas tenido una ganancia, una pérdida, o tu tesis de inversión no fue correcta. El objetivo es que aprendas qué fue mal (o bien) con tu inversión.

Descarga en PDF este post