Hace poco salió la carta anual 2020 de Arquitos Capital. Es una de las cartas que no me pierdo desde hace años. Soy un gran fanático del trabajo de Kiel, Presidente y CIO de Arquitos.

La gestión de Steven es muy similar al de las sociedades de inversión de Buffett en los 60 del siglo pasado: invierte en situaciones especiales, situaciones de control, deep value y abre posiciones cortas. Con una cartera concentrada e invirtiendo en Micro Caps, Steven ha ido formando un excelente track record desde que fundó Arquitos, en 2012. Aunque durante los últimos 3 años no ha batido al índice, esto se debe a una empresa que tomó el control desde hace 5 años, Enterprise Diversified [OTC: SYTE], no ha tenido buen comportamiento en el mercado.

Sin embargo, para mí el trabajo de Kiel es de admirar; y sus cartas siempre son una lectura obligada. Es por ello que aquí comparto un resumen de los párrafos que más me gustaron de su carta anual; y al final del post, encontrarás un link a su carta completa (la cual es de apenas 3 páginas de sabiduría inversora). Como extra, comparto esta presentación de una compañía que tiene en cartera que realizó durante el Best Ideas 2019.

Sobre el “peligro” de los inversores minoristas en la actualidad

El mercado de valores se ha visto cada vez más afectado por la indexación durante la última década. Los flujos de entrada y salida hacia fondos indexados y estrategias pasivas han inflado indebidamente el valor de algunas compañías. En otros casos, el entusiasmo de los inversores minoristas ha elevado el valor de algunas empresas mucho más allá de lo que pueden valer razonablemente. Desafortunadamente, muchos inversores minoristas están aprendiendo lecciones equivocadas de esta crisis. Ir a largo plazo (actualmente) en empresas emocionantes con valoraciones estratosféricas va a causar problemas en algún momento.

La inversión fundamental está “muerta”

Desde hace algún tiempo, la gente ha dicho que la inversión tradicional en valor ha caído en desgracia. En realidad, es la inversión fundamental la que ha caído en desgracia. Los inversores minoristas han inflado los precios de algunas empresas sin ningún análisis. Algunos inversores institucionales han distorsionado sus opiniones de valoración para justificar casi cualquier precio para algunas empresas.

Esto ha provocado una gran bifurcación en los mercados. Las compañías que tienen historias apasionantes, pero fundamentales débiles, son empujadas a valoraciones extremas. Las empresas más aburridas con fundamentales más sólidos operan en el otro extremo. En la actualidad, he encontrado más empresas que cotizan por debajo del valor de liquidación de las que he visto desde principios de 2009.

* * *

Descarga la carta completa