Nunca apuestes en contra de Estados Unidos

El pasado sábado 27 de febrero salió la carta anual que Buffett escribe a los accionistas de Berkshire Hathaway. Durante 2020, un año duro para todo el mundo, el per share market value de Berkshire no batió al índice; sin embargo, su CAGR ha llegado a casi el doble del S&P 500 TR, con un 20% vs 10.2% del índice. Lo destacado, es que, además de que no hicieron compras importantes durante el año, Berkshire recompró casi el 5% de las acciones clase A en circulación, gastando US$24.7 mil millones en estas recompras.

Sobre la carta, se destacan varias cosas, pero principalmente la narrativa de Buffett que hace sobre la habilidad y mentalidad empresarial en los EE.UU. Warren cuenta breves anécdotas de compañías que tiene Berkshire: See’s Candies, GEICO y Nebraska Furniture Mart, Clayton Homes, entre otras. Estas anécdotas se enfocan en sus fundadores, y cómo lucharon para hacer de estas empresas el tipo de compañías que Buffett adora. Con ello, el Oráculo de Omaha deja en claro su mensaje: “Nunca apuestes en contra de Estados Unidos”.

Otro dato destacado es que este año la asamblea de accionistas será en Los Ángeles, para que Charlie Munger también esté presente respondiendo a las preguntas de los curiosos amantes de Buffett y Munger (el año pasado, Charlie no pudo asistir a la asamblea, así que Buffett estuvo acompañado por Greg Abel, Vicepresidente de las operaciones no aseguradoras de Berkshire Hathaway). La mala noticia: nuevamente la asamblea será totalmente sin público presente y será transmitida en vivo el próximo sábado 1 de mayo a través de Yahoo Finance.

A continuación, mencionaré los párrafos que más me gustaron de la carta de Buffett. Al final del post, encontrarás el link hacia la carta completa.

Sobre el error de comprar PCC

Creo que tenía razón al concluir que Precision Castparts (PCC), con el tiempo, obtendría buenos rendimientos sobre los activos tangibles netos utilizados en sus operaciones. Sin embargo, me equivoqué al juzgar el importe medio de las ganancias futuras y, por lo tanto, me equivoqué al calcular el precio adecuado a pagar por el negocio.

PCC está lejos de ser mi primer error de ese tipo. Pero es uno grande.

Sobre los conglomerados

Las ilusiones de inversión pueden continuar durante un tiempo sorprendentemente largo. A Wall Street le encantan las comisiones de hacer negocios, y a la prensa le encantan las historias coloridas que ofrecen los promotores. En un momento determinado, también, el precio desorbitado de una acción patrocinada puede convertirse en la “prueba” de que una ilusión es una realidad.

A la larga, naturalmente, la fiesta termina, y se descubre que muchos “emperadores” empresariales no tienen ropa. La historia financiera está repleta de nombres de conglomerados famosos que al principio fueron idolatrados como genios empresariales por periodistas, analistas y banqueros de inversión, pero cuyas creaciones terminaron como depósitos de chatarra de empresas.

Sobre la asignación de Berkshire

Me tomó un tiempo madurar. Pero Charlie, y también mi lucha de 20 años con la operación textil que heredé en Berkshire, finalmente me convenció de que ser dueño de una parte no controladora de un negocio maravilloso es más rentable, más agradable y mucho menos trabajo que luchar con el 100% de una empresa marginal.

Por esas razones, nuestro conglomerado seguirá siendo una colección de negocios controlados y no controlados. Charlie y yo simplemente utilizaremos su capital en lo que creamos que tiene más sentido, basándonos en las fortalezas competitivas duraderas de una compañía; las capacidades y el carácter de su equipo gestor; y el precio.

Sobre las aseguradoras que invierten en bonos

En general, la flota de aseguradoras opera con mucho más capital que el que utiliza cualquiera de sus competidores en todo el mundo. Esa solidez financiera, junto con el enorme flujo de caja que Berkshire recibe anualmente de sus negocios no aseguradores, permite a nuestras aseguradoras seguir de manera segura una estrategia de inversión de gran capital que no es factible para la gran mayoría de las aseguradoras. Esos competidores, tanto por razones regulatorias como de calificación crediticia, deben centrarse en los bonos.

Y los bonos no son el lugar para invertir en estos días. ¿Pueden creer que los ingresos disponibles recientemente de un bono del Tesoro de EE.UU. a 10 años (la rentabilidad era del 0.93% al final del año) habían caído un 94% desde la rentabilidad del 15.8% disponible en septiembre de 1981? En ciertos países grandes e importantes, como Alemania y Japón, los inversores obtienen un rendimiento negativo de miles de millones de dólares de deuda soberana. Los inversores de renta fija de todo el mundo, ya sean fondos de pensiones, aseguradoras o jubilados, se enfrentan a un futuro sombrío.

Algunas aseguradoras, así como otros inversores en bonos, pueden intentar aprovechar los patéticos retornos ahora disponibles cambiando sus compras a obligaciones respaldadas por prestatarios inestables. Sin embargo, los préstamos de alto riesgo no son la respuesta a los tipos de interés deficientes. Hace tres décadas, la otrora poderosa industria de ahorros y préstamos se destruyó a sí misma, en parte al ignorar esa máxima.

Sobre tener a los inversores que desean

La inusual y valiosa familia de accionistas individuales de Berkshire puede contribuir a su comprensión de nuestra renuencia a cortejar a analistas de Wall Street e inversores institucionales. Ya tenemos los inversores que queremos y no creemos que, a fin de cuentas, mejoren con reemplazos.

¿Cómo producir riqueza?

Los activos productivos como las granjas, los bienes inmuebles y, sí, ser propietario de una empresa, producen riqueza; mucha. La mayoría de los propietarios de estas propiedades serán recompensados. Todo lo que se requiere es el paso del tiempo, una calma interior, una amplia diversificación y minimizar las comisiones y las transacciones. Sin embargo, los inversores nunca deben olvidar que sus gastos son los ingresos de Wall Street. Y, a diferencia de mi mono, los de Wall Street no trabajan para obtener cacahuetes.

Sobre las mejores empresas

Nuestro liderazgo en la propiedad de activos fijos, debo agregar, no indica, en sí mismo, un triunfo de la inversión. Los mejores resultados se producen en compañías que requieren activos mínimos para llevar a cabo negocios de alto margen y ofrecen bienes o servicios que ampliarán su volumen de ventas con solo necesidades menores de capital adicional. De hecho, somos dueños de algunas de estas empresas excepcionales, pero son relativamente pequeñas y, en el mejor de los casos, crecen lentamente.

* * *

Descarga la carta completa